jueves, noviembre 30, 2006

Artemisa

Dentro del ídolo, como en una cueva
tenebrosa, anidan los murciélagos
suspendidos sobre sus propios excrementos;

espíritus, o más bien instintos, de ultratumba,
duermen un sueño intranquilo:
espíritus enmascarados de agua.

Titánicos centauros arremeten contra las paredes
del frágil cráneo de yeso...

Siempre derrumbada, siempre en sus rodillas,
hay una niña dentro que está muriendo en las sombras.

5Comentarios:

Anonymous Anónimo said...

Esta muy acertado el concepto de noche, másporque sitas una diosa griega... aunque creo que se te olvido el mistisismo de la luna con todas las sombras que genera ante su sola verdad, un reflejo, parte de la polaridad en la que todos estamos imersos...

antes del 15 de dic toy de vuelta otra vez de nuevo en mis tierras...
y aguante el murciélago que nos asusto cuanto tabamos con maxi en estado pseudo nirvánico ^^

9:40 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

la chica x (jajaja q denominacion ) me comento del poem pero no sabia si era o no el q yo habia leido...sabes x demas las rarezas q lo rondan...*_*

1:09 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

How many?
hydrocodone and acetaminophen

10:26 a. m.  
Blogger Raúl said...

Chévere... muy interesante el escrito... Slaudos de Bogotá.

7:49 p. m.  
Blogger María said...

(Chévere! qué divino!)

No termino de entender qué papel juega Artemisa en la imagen. Es un paisaje que esté tal vez -en mi imaginario- más cerca de Perséphone. Pero, salvando esa incomprensión... me gustó. Me gustan tus formas.

5:09 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home