martes, agosto 22, 2006

Ending

Olor a puerto en la noche.
Perfume a silente mar.

La luz,
esa luz, que a los hombres
muestra los confines de la libertad,
es
la niebla:

Uno apenas puede verse las narices,
las manos:
vacías.
Temblar.

-El hombre nacido para pisar la tierra
siempre se abrió paso por entre la niebla:
Siempre.-

Una mano extendida, palpando en la obscuridad:
una obscuridad que no existe.
Un rostro fresco de agua mineral.
Y un verdadero resplandor, que radica en
nosotros:
en
buscar
brillar más allá de nosotros mismos.

3Comentarios:

Blogger franCo said...

iba a hacer un comentario explícito acerca de "olor a puerto".. en los puertos hay olor a pescado... la dejo semi explícita mejor.

5:53 p. m.  
Blogger Zametov said...

Claro. Lo puse por el olor a pescado. jaja

3:58 p. m.  
Blogger Raúl said...

Uno apenas puede verse las narices,
las manos:
vacías.
Temblar...


Esa es mi vida. Nada más exacto y breve.

Saludos,

2:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home